martes, 24 de junio de 2008

Cáncer de cuello del útero (cérvix)

¿Qué es el cáncer de cuello del útero?

El cérvix es el cuello del útero que se abre a la vagina. El cáncer de cuello del útero, también llamado carcinoma del cérvix, se desarrolla a partir de células anormales de la superficie del cuello. El cáncer de cuello del útero es uno de los cánceres que afectan con más frecuencia a las mujeres.

Generalmente, el desarrollo de un cáncer de cuello del útero está precedido por una displasia, que significa la aparición de cambios precancerosos en las células de la superficie del cuello. Estas células anormales pueden evolucionar en un cáncer de carácter invasor. Una vez que el cáncer aparece, puede evolucionar a través de cuatro etapas. Las etapas se definen por el grado de diseminación del cáncer. Cuánto más se haya diseminado el cáncer, más amplio será, probablemente, el tratamiento.

¿Cómo se produce?

Las causas precisas del cáncer de cuello de útero se desconocen por ahora.

Existen dos tipos principales de cáncer de cuello de útero:

  • Cáncer de células escamosas (cáncer epidermoide): Este es el tipo más frecuente, que corresponde a entre el 80% y el 85% de los cánceres de cuello de útero. Los investigadores piensan que este tipo de cáncer es causado por las enfermedades que se transmiten por vía sexual. Una de estas enfermedades transmitidas por vía sexual proviene de la transmisión venérea del virus del papiloma humano, que produce verrugas venéreas. El tumor canceroso crece sobre el cuello y dentro de éste. Este tipo de cáncer empieza generalmente sobre la superficie del cérvix y puede ser diagnosticado en una etapa temprana mediante una prueba de Papanicolau.
  • Adenocarcinoma: Este tipo de cáncer del cérvix se desarrolla a partir del tejido de las glándulas del cuello del útero.

Usted corre un riesgo mayor de tener un cáncer de cuello del útero si:

  • El frotis de Papanicolau dio un resultado anormal.
  • Usted o su pareja sexual tiene o ha tenido una infección a virus con verrugas genitales.
  • Usted ha tenido muchos compañeros sexuales diferentes o bien empezó sus actividades sexuales antes de los 18 años de edad.
  • Usted no usa condones (preservativos) con nuevos compañeros sexuales.
  • Usted ha tenido en el pasado un cáncer genital o vaginal.
  • La ex compañera sexual de su pareja sexual tuvo cáncer del cérvix o células anormales en el cuello del útero.
  • Su pareja sexual tiene o tuvo cáncer del pene.
  • Usted fuma cigarrillos.
  • Las defensas de su sistema inmunitario están bajas, como es el caso en las personas con transplantes, aquellas que toman fármacos de immunosupresión, o las personas que tienen SIDA.
  • Su madre tomó la hormona DES (dietilstilbestrol) cuando estaba embarazada con usted.

¿Cuáles son los síntomas?

En sus etapas tempranas, el cáncer generalmente no causa ningún síntoma. Por lo general se lo detecta mediante un frotis de Papanicolau y el examen de la pelvis. Este es el motivo por el cual las mujeres deberían empezar a hacerse pruebas de Papanicolau y exámenes de la pelvis en cuanto empiecen su actividad sexual. Las mujeres jóvenes y sanas que no hayan tenido nunca actividad sexual deben hacerse su primer examen anual de la pelvis a los 21 años de edad.

Eventualmente, una mujer que tiene cáncer de cuello del útero observará hemorragias vaginales anormales o una descarga con manchas de sangre en momentos inesperados, tales como en el medio del periodo menstrual, después del coito, o después de la menopausia. Es posible que la descarga vaginal anormal tenga un aspecto turbio o sanguinolento o que contenga mucosidades. En las etapas avanzadas del cáncer puede haber dolor.

¿Cómo se lo diagnostica?

El médico toma un frotis de Papanicolau. En esta prueba el médico, utilizando una espátula pequeña y un cepillo, desprende suavemente algunas células del cuello del útero. Estas células se desparraman sobre una placa de cristal (portaobjetos). Dicha placa es enviada a un laboratorio para que las células sean examinadas.

Su frotis de Papanicolau puede mostrar células que son:

  • normales
  • levemente anormales
  • precancerosas
  • cancerosas.

Con toda probabilidad, las anomalías leves desaparecerán mediante un tratamiento mínimo o sin tratamiento. Sin embargo, usted debe hacerse pruebas de Papanicolau de seguimiento cada pocos meses, según se lo recomiende su médico, para asegurarse de que las células hayan vuelto a la normalidad.

Si el frotis de Papanicolau revela anomalías más significativas, el médico querrá examinar el cuello del útero por medio de un colposcopio. El colposcopio es un tipo especial de microscopio que le permite al médico examinar la vagina y el cérvix. Durante este examen, el médico probablemente tomará un muestra del tejido anormal cortando un pequeño trozo del cérvix (una biopsia) o desprendiendo material del revestimiento del canal del cuello del útero (curetaje endocervical). Las muestras son enviadas al laboratorio para determinar si hay células cancerosas.

Cuanto más pronto se diagnostique y se trate el cáncer de cuello del útero, tanto mayor será la probabilidad de que se preserve su capacidad para tener hijos.


video

¿Cómo se lo trata?

En general, los cambios precancerosos tempranos se pueden tratar de una manera fácil mediante:

  • cirugía láser
  • criocirugía (tratamientos de congelación)
  • electrocauterización (quemado con un cable)
  • operación quirúrgica para extirpar el tejido precanceroso.

Consulte con su médico sobre las ventajas y desventajas de cada uno de estos tratamientos.

El cáncer en la superficie del cuello del útero se denomina cáncer del cérvix in situ. Los tratamientos posibles para este tipo de cáncer de cuello del útero son:

  • biopsia de conización del cérvix, que consiste en la extracción de un trozo en forma de cono del cérvix con un bisturí, láser o un asa de alambre
  • histerectomía, que significa la extracción del útero.

El tratamiento del cáncer invasor de cuello del útero depende del grado de diseminación del cáncer, su edad y su estado general de salud, y el riesgo de que el cáncer se expanda a otras partes de su cuerpo. Si el cáncer invasivo es pequeño y sólo involucra el cérvix o el útero, es posible que el médico recomiende la extirpación del útero y del cuello, la porción superior de la vagina y una parte de los tejidos que los rodean en la pelvis. Generalmente se extirpan los ovarios también, si bien en raras ocasiones no se los extirpa, para que usted pueda preservar su función hormonal normal. (Si le extirpan los ovarios, usted podrá tomar estrógenos después de la operación quirúrgica.) Para tratar un cáncer cervical más avanzado, es posible que se le administre una combinación de radiación y quimioterapia.

¿Cuán bien funciona el tratamiento?

Si las células anormales son detectadas, diagnosticadas y tratadas tempranamente, existe una excelente probabilidad de una cura completa. Si no se lo trata, el cáncer puede expandirse a las estructuras que rodean el cuello, como los ganglios linfáticos y los tejidos cercanos de la pelvis. A medida que el tumor crece o se expande más allá del cuello del útero, la probabilidad de una cura va disminuyendo. Sin embargo, determinados estudios recientes han demostrado que el tratamiento con una combinación de radiación y quimioterapia añade años de vida en las mujeres con cáncer invasivo del cérvix.

Si hay una recurrencia del cáncer de cuello del útero, ésta ocurre con mayor frecuencia dentro de la pelvis.

¿Cómo puedo cuidarme a mí misma después del tratamiento?

  • Consulte con su médico para que la instruya con respecto al coito, el lavado por irrigación de la vagina o el uso de tampones.
  • Se le recomendarán exámenes y pruebas de Papanicolau frecuentes para detectar los signos tempranos de una recidiva. Concurra a todas sus citas de seguimiento.
  • Si sus ovarios han dejado de funcionar como resultado del tratamiento, es posible que su médico le recomiende terapia de reemplazo de estrógenos

¿Qué se puede hacer para prevenir la formación de un cáncer de cuello de útero?

Hay una serie de medidas que se pueden tomar para reducir el riesgo de un cáncer de cuello del útero:

  • Idealmente, la mujeres no debería tener relaciones sexuales (coito) antes de cumplir por lo menos 18 a 20 años de edad.
  • Minimice el número de sus compañeros sexuales, y recuerde que para minimizar el riesgo que corre, es conveniente que su compañero sexual haya tenido el menor número posible de compañeras sexuales. Idealmente, cada uno de ustedes debería haber tenido sólo el otro como pareja.
  • Use condones de látex en cada coito, particularmente si usted o su compañero han tenido otras parejas con anterioridad.
  • Deje de fumar.
  • Mantenga buenos hábitos de higiene personal.
  • Las mujeres que sean o hayan sido sexualmente activas deben hacerse exámenes ginecológicos regulares, incluyendo una prueba de Papanicolau. Esta prueba debe hacerse poco después de la primera vez que tenga relaciones sexuales (coito), y cada 12 meses de allí en adelante.
  • En general, debe hacerse una prueba de Papanicolau por año. Su médico le indicará con cuánta frecuencia debe hacerse la prueba, de acuerdo con sus factores de riesgo con respecto al cáncer de cuello del útero. Si tiene uno o más de los factores de riesgo, debería hacerse una prueba de Papanicolau por lo menos una vez por año.
  • Ciertos síntomas de carácter ginecológico, como descarga vaginal, hemorragia en el medio del ciclo menstrual, hemorragia durante el coito, y coito doloroso deben ser investigados prontamente y tratados en forma adecuada.

4 comentarios:

Neoplasias dijo...

Bueno la informacion que presentas en este blog es muy interesante y de una forma muy entendible; presentando temas de mucha importancia como es el cancer prostatico y el de cuello uterino.

Fabiana dijo...

hola, mi hija de 17 años viene de una consulta con la ginecolga, su primero control, y le detecto una mancha en el cuello del utero, ahora van a tomarle una biopsia, ella hace 1 año tiene relaciones sexuales con su novio,no fuma, usa preservativos, no toma pastillas anticonceptivas por que tiene inhibidor lupico, que posibilidades tiene de ser de celulas cancerigenas? se que debe ser un tema muy amplio pero estoy muy pero muy asustada, no quiero compartirlo con nadie, menos con ella, no quiero preocuparla, tal vez sin sentido. desde ya cualquier informacion que me puedas dar te lo voy a agradecer, la informacion que dejas en este post es sumamente interesante para toda mujer.

Fabiana dijo...

perdon te dejo un correo por su tuvieras posibilidades de aclararme un poquito, de todos modos, voy a tratar de ver a la dra sin turno, por que la biopsia se la hacen recien para el 10 de febrero, no conseguí antes, y para mi es mucho tiempo.
mi correo es fgalaga@yahoo.com.ar

Analia beatriz Súarez dijo...

Hola mi nombre es analia en abril de este año me encontro unas manchas la doctora me dijo que puede ser cancer tengo miedo mis hijos y mis amigas solo lo saben mi familia todavia no estoy esperando el resultado de una biopsia esperemos que salga todo bien no quiero que me operen